EDITORIAL

Caleta Olivia: murió en una comisaría y la policía se burló por Whatsapp

represion

Gustavo Germán Geréz Bravo tenía 28 años y era taxista. Con eso se pagaba su alquiler de un departamento en el barrio “El Mirador” de Caleta Olivia, la localidad de ingreso a la Provincia de Santa Cruz. En la víspera del domingo 18 de septiembre salió con sus amigos. Unas horas después murió en una comisaría. La versión oficial es que tuvo convulsiones y se ahogó con su propio vómito. La familia dice que lo mataron: su rostro y todo su cuerpo están lleno de golpes y moretones. Lo agentes sospechados se rieron de él en las redes sociales. “Queda lindo ahí”, dijeron frente a la foto de Gustavo en el cajón, con la marcas de los golpes grabadas en el rostro.

Caleta Olivia tiene lo que muchos pueblos en transición a ciudad: esa indefinición en donde todos se conocen pero empiezan a pasar cosas que antes no. No es una localidad sencilla, tiene varios conflictos sociales. La Ruta Nacional 3 que la conecta a todo está cortada cada dos por tres: si no es por petroleros, por desocupados o municipales. Tiene un índice delictivo que no se muestra, pero que se siente en las crónicas periodísticas. El cuentito de que “los chorros vienen de Comodoro Rivadavia”, a 70 kilómetros de distancia, ya no funciona. Caleta es, dicho por un jefe policial, la única localidad en donde se fabrican armas tumberas en toda Santa Cruz. Además, le corresponden la mitad de las recompensas que el Ministerio de Justicia de la Nación otorgó a la Provincia por desapariciones y crímenes violentos sin resolver.

Los fines de semana en Caleta son de juntarse en casa de alguno a “volarse la pecula” y después dar “la vueltita” en el auto por la costanera. Gustavo pudo haber hecho algo de eso. Dicen que tomó, y que también pudo haber consumido drogas.

Todavía no se sabe bien por qué, pero esa noche lo dejaron solo. A las 6:30 del domingo un patrullero lo encontró cerca de las escalinatas que acompañan la pendiente de un cerro a pocas cuadras del “Gorosito”, el Monumento al Obrero Petrolero que caracteriza a Caleta. Según dijeron los oficiales, tenía los pantalones bajos y el torso desnudo. Se le acercaron con la intención de “darle una mano” creyendo que quizás le habían robado o lo había atacado una patota.

Gustavo estaba inquieto, sudaba. Creía que se le había metido el Diablo en el cuerpo, y balbuceaba. Aun así, la policía lo redujo, le clavó las esposas y lo llevó a la comisaría. El motivo, “el sujeto se tornó agresivo contra el personal policial”, dirían después.

La policía lo llevó a la Seccional Primera como “contraventor”. Dijeron que no paraba de delirar con la posesión demoníaca y que nunca lo metieron a un calabozo, sino que lo dejaron en un cuarto esposado, con las manos atrás de la espalda. Que ahí, en pleno ataque de nervios en los que se revolcaba por el piso, Gustavo tuvo convulsiones, se ahogó con su vómito y se murió.

Todo quedó certificado en el Informe de Néstor Vera Maidana, un forense que durante muchos años fue el médico de la Policía de Santa Cruz. Según la autopsia del profesional, Gustavo había consumido cocaína y alcohol y, si presentaba marcas en su cuerpo, estas correspondían “al forcejeo lógico” que tuvieron que hacer los agentes para esposarlo.

Nunca avisaron a su familia que Gustavo estaba en la comisaría como contraventor. La noticia de su muerte se comunicó casi ocho horas más tarde. “Fue por una sobredosis”, le dijeron a su hermana Sandra.

“Yo sabía de los problemas de mi hermano con las drogas” contó ella. Y por eso no desconfió hasta que fue a reconocer a Gustavo a la morgue. “Lo descubro y era toda carne picada”.

Tenía la cara llena de moretones. Hilos de sangre que siguieron brotando post mortem, las muñecas estalladas, hematomas en omóplatos y otros enormes en las caderas. Como si lo hubieran pateado en el piso.

Sandra no tuvo dudas. Sacó fotos del cadáver y se las llevó al fiscal Gabriel Nolasco Contreras Agüero, que a esa hora ya le había pedido al juez Mario Albarrán que apartara a la Policía de Santa Cruz de la investigación y secuestrara los libros de guardia del domingo.

Las fotos del cuerpo golpeado, desnudo y sobre la chapa de la morgue todavía circulan por Facebook, aunque la red social se ocupó de eliminar algunos contenidos. “Yo no iba a quedar como una loca. A mi hermano lo molieron a palos”, dijo Sandra. Hay imágenes del ataúd y hasta capturas de pantalla de conversaciones de WatsApp que se filtraron: un grupo de policías se burla de la muerte de Gustavo.

“Queda lindo ahí jajaja” escribió un agente de la comisaría al ver la imagen de Gustavo en el cajón, adornado con una remera negra de rock encima del pecho. Las capturas pasaron de mano en mano en cuestión de minutos.

capturaEl miércoles una multitud acompañó el pedido de justicia. Cuatro cuadras de gente se juntaron a los pies del monumento para exigir que los responsables de la muerte del “Cabezón” pagasen por el crimen. Desde ahí, esa gran masa de gente que en su mayoría no conocía a Gustavo marchó tres cuadras hasta la comisaría.

Sí, hubo incidentes, hubo piedrazos, hubo “eh cana puto, salí”, también “milicos asesinos”. Puteadas a gritos, cantados y en pintadas a la fachada de la Seccional. Pero también hubo represión: balas de goma, gases lacrimógenos, corridas durante varios minutos. Madres huyendo con sus chiquitos en brazos, abuelos cayendo de rodillas al pavimento. Miedo, mucho miedo.

Al cabo de cuatro días de la muerte de Gustavo, el secretario de Seguridad, Lisandro de la Torre, anunció la separación del comisario de la Primera, Fabián Gatica, y los sumarios para todo el personal de guardia ese día.

El fiscal Contreras Agüero le dijo a Cosecha Roja que se va a investigar si hubo “negligencia” policial y buscará saber “por qué si a Gustavo Geréz lo vieron intoxicado, no llamaron a una ambulancia en vez de llevarlo detenido”.

Desde Caleta Olivia, donde se reunió con familiares del chico y con el juez Albarrán, Horacio Pietragalla, Secretario de Derechos Humanos de la provincia, dijo a Cosecha Roja, que “vamos a pedirle al juez que se investigue para llegar a la verdad. Por omisión o responsabilidad directa, acá hay responsabilidad de la policía”. Es que “ningún cuadro de intoxicación o delirio puede ser trasladado a una Comisaria. Siempre a una hospital y llamar a la ambulancia” apuntó.

Hará cosa de un mes, en la televisión pública provincial y en la radio estatal, el Gobierno empezó a difundir un spot de DDHH “para que conozcas tus derechos” en el que te dicen que si la policía te encuentra, por ejemplo borracho, no te puede detener.

Se espera que en estos días se pueda exhumar el cuerpo de Gustavo, para que un perito de parte actúe y dé una segunda opinión. En Santa Cruz, sin ser querellante no hay chances de acceder al expediente y por eso Sandra, la hermana del “Cabezón”, contrató los servicios de un abogado particular, Alberto Luciani.

La última información del caso es que el juez de Instrucción ordenó una Junta Médica que estará integrada por tres médicos del Cuerpo Médico Forense del Poder Judicial de  Río Gallegos.  La justicia también duda del forense.

Foto: El Ojo

http://cosecharoja.org/

La Asonada del Costismo

Por Iván Hidalgo *

IMG_20160623_181655
Ayer la Policía de la provincia de Santa Cruz , intentó evitar el destrozo e incendio a la Legislatura Provincial .

Una pequeña  parte del mundillo político que  podemos identificar  como parte de  Cambiemos  u otros espacios  opositores , poco numerosa pero muy violenta y sin referentes populares; se viene reuniendo  tumultuosamente y atentando contra la paz pública en la capital provincial. Hechos que  por ende nos afectan a  todos los que en la provincia vivimos . Este grupo se junta para cometer actos de violencia en casas de vecinos de Rio Gallegos ,como en las inmediaciones de la casa de gobierno o la legislatura , por lo general sus métodos son muy agresivos y  realizados de manera  sistemática . Sus explicaciones o argumentos poco atendibles y llevados a delante de manera violenta  por extraños,  foráneos o  “referentes” políticos-sindicales  no son  claros, ni sus voceros  son respetados socialmente; según la consideración electiva de  la  mayoría de la población santacruceña. Los identificados con  “cambiemos” y algunas comisiones sindicales , casi siempre están buscado una reacción contra la gobernadora Alicia Kirchner, a  quien quieren destituir a toda COSTA. La iniciativa que llevan a delante por  medio de “reclamos sindicales” o argumentos “políticos” , no logra un respaldo  popular , ni se muestra espontánea ya que están específicamente dirigidos por lideres ocultos, que solo buscan la renuncia de FUNCIONARIOS ELECTOS  o de la mas alta  esfera del gobierno provincial.

Las  revueltas no son debido a condiciones de vida marginales, explotación social, fundamentalmente en el trabajo de los nucleados en ADOSAC o ATE, no es por acciones persecutorias u opresión por parte del gobierno de Alicia Kirchner, es solo por la falta de respeto democrático , de un grupo  mas calificado para producir actos violentos ,que para arribar a la disolución de los conflictos por medio del debate político , legislativo o por medios de paritarias.

puerta de ingreso padres NK
Puerta violentada el 18/6/2016 en la casa paterna del ex Pte, Néstor Kirchner en Rio Gallegos .

Iván Hidalgo

*Dir. elojoenelmedio.com – fm 3 banderas

—————————————————–

¿José López está preso por razones políticas o pruebas de un delito?

Por Iván Hidalgo (editorial)
¿Quien o cuantos , funcionarios o simples personas perderán su libertad por un ensayo o  argumento de aquellos gobernados por corporaciones y sus intereses políticos-económicos, carente de principios sociales o socializantes ?.
Un argumento de TV o mediático, con afirmación de ciertas opiniones, no son suficientes para privar de la libertad a nadie, se llame como se llame. Las teorías o hipótesis de delito son casi nulas si se trata simplemente de referentes antagónicos de una disputa política.
Los argumentos mediáticos o políticos son intentos de apoyar ciertas opiniones corporizadas, no razones técnicas jurídicas; que conforme a ley vigente pueden privar del segundo bien jurídicamente protegido a una persona, como lo es El Derecho a su Libertad.
La libertad de José López, no debe depender de las opiniones que hace la prensa, medios o personas. En este u otro caso donde se pone en juego la libertad personal solo debe imputar, evaluar pruebas y dictaminar  la justicia, por  medio de juez competente,previendo al acusado su justa defensa . Sin importar si es o no mejor “nuestra justicia” que algunas otras;  los responsables de medios o partidos debieran ser responsables antes de verter opiniones, que afectan no solo al sospechoso o imputado .No todos los puntos de vista son iguales, tampoco en lo jurídico, pero es lo que hay.

No podemos tener encerrado a quienes por derecho de carta magna le corresponde el principio de inocencia.  Como sociedad donde hay PERMANENTE disputas de intereses económicos y políticos, lo debemos hacer valer; si es verdad que aun tenemos obligaciones jurídicas y morales hacia nuestra sociedad. Recordando que desde la justicia se invoca a Dios, como la fuente de rezón y justicia. Los artículos que contempla la constitución no son para, hacer prevalecer medidas arbitrarias , tienen un propósito específico, como lo es especificar los derechos y garantías de las personas físicas o jurídicas y sus bienes; independientemente de su condición social o económica. ¿Es o no, en la actualidad la libertad un bien jurídico protegido? Por la C.N. sí lo es.  ¿Es o no? un elemento de base y límite al orden jurídico penal ; siempre parece estar en duda.


La libertad de las personas física, sea  López o no ¿es un interés vital para nuestra sociedad argentina de hoy?. Ese interés vital a todas luces está determinado hoy por las teorías o hipótesis que los medios periodísticos entregan a diario sobre los hechos o presuntos hechos de una o más personas. Somos al parecer los titulares de derecho, un perenne ser libre, sujeto a personas determinadas, que manipulan a un puñado de hombres de la política y prensa en sus “elaboradas” afirmaciones. Hombres que solo están gobernados por corporaciones y sus propios intereses económicos, carente de principios sociales o socializantes . Debe la justicia dar certidumbre de manera urgente, o seguirá siendo el sistema judicial, un garante de de otros intereses, no espesificados en la C.N o código .-